Sé tú mismo y resucita.

Es conocido por muchos, que hacer lo que te gusta, aumenta las probabilidades de tu éxito. Y cuando hablo de éxito, me refiero tanto a nivel personal como profesional. De hecho, ¿dónde está el uno sin el otro?

Pero para hacer lo que te gusta, debes ser tu mismo.

Tal vez te parezca algo sencillo ser tu mismo, pero creo que tú igual que yo, así como la mayoría de la gente, somos autoclones.

Sí, nos clonamos a nosotros mismos a imagen y semejanza de los que nos preceden. Y como dice la descripción de clon, podemos hacerlo de forma artificial. Y así es, es artificial, no somos todos tan iguales como fingimos aparentar.

Imitamos aquello que devuelve resultados que nos gustan. Imitamos aquello que conocemos con anterioridad lo que va a traer. Imitamos para asegurar lo que nos va a suceder. Imitamos por temor. Imitamos por temor a lo desconocido.

Entre otras cosas, imitar, es la forma más segura de evitar riesgos, es la forma más segura de ser aceptados por los otros, y también la más segura de ser aburrido y carente de creatividad. Sí sí… Dime cómo vas a ser creativo y beneficiarte de todo lo que ello conlleva, si al final repites lo que hacen los demás. Y dime dónde queda tu vida si vives la de los demás.

Tanto en el trabajo como a nivel personal, solemos hacer lo que otros ya han hecho y les ha devuelto resultados que nos gustan.

Pero se te olvida un pequeño gran detalle. Tú quieres triunfar, en lo profesional y/o en lo personal, y resulta que quieres triunfar copiando, imitando, es decir: dejando de ser tú.

Por supuesto en el equilibro está la virtud e imitar es provechoso muchas veces, pero resulta que la gran mayoría de las veces, por no decir siempre, somos un autoclon. Somos todos tan parecidos. Por lo general, la creatividad brilla por su ausencia, y si no mira cuántos libros y manuales encontrarás sobre cómo ser creativo.

Eso sí, ser tu mismo y por tanto diferente, tiene su precio (como todo en la vida). Ser diferente entraña riesgos pues te sumerges en lo desconocido. Pero sin ese riesgo dejas de ser tu mismo y lo peor que podía pasar te está sucediendo: estás muerto en vida.

Resucita. Empieza a mostrarte tal y como eres. Expresa lo que sientes. Haz lo que te gusta. Y anda tu camino, porque es el único que puede llevarte donde quieres llegar.

Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Sé tú mismo y resucita.

  1. Raul Amoros dijo:

    Gran post primo, me encantas rodearme de gente única como tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>