Cuando se cae el velo

En las relaciones, sean de amigo o de pareja, pasado un tiempo, aproximadamente 3 años, la vida deja caer el velo que cubría la relación en los primeros meses. A partir de entonces, descubres que esa persona con la que has compartido tanto, es bastante distinta a la que veías antes.

Aquel amigo o novio/a que parecía tan perfecto, tiene muchas cosas que no te gustan. Y aquella imagen que tenias de él, de buena persona, era sólo un espejismo.

Hay a quienes les sucede esto sin darse ni cuenta.

Y los hay, que saben que esto es lo más natural del mundo y que a partir de ese momento viene la parte más bonita y auténtica de la relación, pues es a partir de entonces, que puedes decidir aceptar al otro como es y caminar por una senda a su lado, que os ayuda a crecer como seres humanos. Tal vez el motivo de la vida sea sólo ese.

Pero claro, en una sociedad caracterizada por el consumo, también se consumen relaciones como si de un mechero se tratase. Cuando no funciona como esperaba, tiro este a la basura, y ya me busco otro.

Suelo ver esto claramente en las relaciones de pareja. Durante 2 o 3 años, el velo del enamoramiento todo lo adorna, y no es hasta que se cae, que vemos el ser que tenemos delante. Entonces nos asustamos, porque es el reflejo mismo de nosotros, alguien igual a yo, con miles de imperfecciones. Y como ya bastante trabajo tengo en mi actividad profesional, mejor dejo este esfuerzo de crecer como persona, para otro momento, me doy un paseo por el mundo, y busco otro espejismo que consumir, durante otros 3 maravillosos años.

Ahora que ya llevo 5 años con mi pareja, he podido valorar las 2 partes. La del enamoramiento y la posterior al velo. Y ambas tienen mucho encanto, especialmente destaco de la segunda, el trato con el ser humano. En la primera fase con quien tratas y a quien ves solo es un espejismo. En la segunda fase te encuentras con un montón de hechos y características, con las que construir algo diferente, una relación que sólo aquellos que se han inmerso en ella, conocen su sabor.

Explicar lo que se experimenta, a alguien que no lo ha vivido, de poco sirve . Es como intentar comunicar la sensación que se tiene subido a una tabla de surf sobre una inmensa ola. Tienes que vivirlo para entenderlo y valorarlo.

Y por supuesto, si una de las 2 partes decide no recorrer el camino que hay después del velo, la situación es más difícil para la otra, pero para tareas faciles, ya tienes ver la tele o cobrar el paro.

Esta entrada fue publicada en Otros. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cuando se cae el velo

  1. ALICIA dijo:

    No se si puedo estar de acuerdo contigo, ya que cada persona es un mundo ,y ve las cosas diferentes o sea ( a su manera) yo diria que todo tiene su momento y edad, en la armonia, en satisfacción de cada uno , y la meta que cada uno escoje , solo digo mi experiencia, despues de pasar por varias parejas, destacando que di todo lo que tenia y podia dentro de mis posibilidades, llego a la conclusion que, la vida tiene muchos altibajos , si los superas en pareja, se puede decir que es cosa de dos, si nos , como tu dices a la basura!!!!

  2. Amaya dijo:

    Me ha encantado, muy muy bien expresado!Gracias.

  3. Joan Negro dijo:

    M’ha encantat, es molt bo. Al 100% d’acord.

  4. David Alvado dijo:

    Alicia, a veces ocurre que la vida separa la relaciones, por diversos motivos, estoy de acuerdo. Como se suele decir, cada uno es de un padre y de una madre. Pero cierto es que muchas veces, tendemos a dejar la relación conforme cae el velo. Hay gente especializada en ello, que por norma general no mantiene una relación de amistad o de pareja, más de 3 años. A ellos es a los que me gustaría comunicar, que detrás de las imperfecciones de su compañero, hay un gran ser humano por descubrir y al lado de quien crecer.

  5. Aloma dijo:

    Me parece acertado al 100%. Y si, es verdad las parejas hoy en dia duran lo que duran por los motivos que tu cuentas. Para empezar ese miedo delante de un compromiso cómo es el querer a alguien ya nos angustia, mala cosa en sí.

    Habria que pensar en nuestros abuelos que duraban décadas queriéndose y creo que lo tenian mucho más difícil que nosotros. Hoy todo es correr, avance, prisas, y por contra se desprecian valores cómo la lentidud y el buenhacer en la vida cotidiana, y en especial de la pareja. 100% de acuerdo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>